SRC-CHOPIN

Medición automática de la capacidad de retención de solventes (SRC)

 

¿Qué es el método SRC?

 

El método SRC (Solvent Retention Capacity o capacidad de retenció de solventes) es una medida de hidratación basada en la capacidad de absorción de los diferentes polímeros presentes en la harina al ponerlos en contacto con los siguientes solventes: agua destilada, ácido láctico 5% m/m (para la medición de gluteninas), carbonato de sodio 5% m/m (para la medición de almidón dañado), y sacarosa 50% m/m (para la medición de pentosanos). Estos solventes se utilizan para predecir la contribución funcional de cada uno de los polímeros que influyen en la calidad de la harina.

Las gluteninas, el almidón dañado y los pentosanos son los tres principales componentes funcionales que influyen en el comportamiento de la masa durante los procesos de fabricación y de cocción. Las gluteninas influyen en la extensibilidad y elasticidad de la masa, el almidón dañado actúa sobre la adherencia, y los pentosanos tienen un efecto notable en la viscosidad de la masa.

Los equipos típicos que se utilizan en reología miden el efecto combinado de estos tres polímeros. El método SRC se complementa a la perfección con estas herramientas, tales como el Alveógrafo, ya que permite el análisis y, por consiguiente, una mayor comprensión de la contribución individual de cada polímero sobre el comportamiento final de la masa. El potencial de absorción de agua de la harina se
determina mediante estos tres polímeros funcionales.

En la industria galletera, por ejemplo, se busca la mínima absorción de agua y, en particular, la menor contribución posible de absorción, puesto que está ligada al daño del almidón o a los pentosanos. De hecho, un mismo valor global de absorción puede tener diferentes causas, las cuales pueden implicar diferentes comportamientos en la masa durante el proceso de fabricación.

Al analizar la contribución de cada polímero mediante el test SRC es posible obtener información complementaria que permite una mayor comprensión sobre el comportamiento de la harina y la masa.

 

¿A quién va dirigido el método SRC?

  • Medición completa de la molienda: varios estudios han demostrado que los valores SRC obtenidos del trigo molido pueden predecir los valores que se obtendrán de la harina producida a partir de este trigo. Esto permite realizar un análisis SRC con muestras de menor tamaño. La prueba SRC también puede utilizarse con otras semillas como la avena o el cacao.
  • Predice los resultados de otros métodos existentes: los valores SRC muestran una buena correlación con los numerosos métodos que existen para caracterizar el trigo y la harina (Mixógrafo,
    Prueba de Zeleny, Farinógrafo…) y constituyen una guía importante para los programas de desarrollo de nuevas variedades.
  • Preparación del trigo: se trata de una etapa importante en el proceso de la molienda. Si se sigue la evolución de los valores SRC en función de la preparación del trigo, se puede optimizar la calidad
    de la harina.
  • Mezclas de trigo o de harina: para cada uno de los cuatro solventes se puede calcular el resultado de una mezcla al basarse en el porcentaje de incorporación, lo que permite controlar la calidad final
    y, por lo tanto, la producción.
  • “Cloración”: al añadir cloro a la harina, los valores SRC del agua, de la sacarosa y del carbonato de sodio aumentan, mientras que la retención ligada al ácido láctico disminuye. Esto demuestra el impacto de este tipo de tratamiento.
  • Galletas y crackers: los valores típicos de una harina destinada para estos productos son SRC-agua < 51%, SRC-ácido láctico > 87%, SRC-carbonato de sodio < 64% y SRC-sacarosa < 89%.
  • Para los productos fermentados: los valores típicos para estos productos son SRC-agua < 57%, SRC-ácido láctico > 100% SRC, SRC-carbonato de sodio < 72% y SRC-sacarosa < 96%.
    Ejemplo del bizcocho japonés: el valor SRC-agua muestra fuertes correlaciones positivas con el volumen de los bizcochos japoneses.
  • Volumen del pan: cuanto mayor sea el valor SRC-ácido láctico, mayor será el volumen del pan.
  • Volumen específico: altos valores de SRC-sacarosa o de SRC-carbonato de sodio permiten predecir las dificultades para obtener un volumen elevado.
  • Aspecto de la miga: altos valores de SRC-ácido láctico, de SRC-sacarosa y de SRC-carbonato de sodio conducen a la obtención de una miga dura.

Principio de medición

 

El principio del método SRC (conforme al método AACC 65-11) se basa en la absorción específica y en la capacidad de absorción de tres polímeros capaces de formar una red en presencia de su solvente específico. Cuanto más aumente el polímero y cuanto más fuerte sea la resistencia de la red a la compresión durante el proceso de centrifugación más elevado será el índice de retención del solvente. El método permite medir los cuatro componentes fundamentales de la calidad de la harina en una sola prueba:

  • Absorción de agua con agua destilada
  • La funcionalidad de los pentosanos con la sacarosa
  • La funcionalidad de las gluteninas con el ácido láctico
  • El daño del almidón con el carbonato de sodio

 

Un procedimiento sencillo y completamente automático

 

  1. Pesar la harina: colocar tubos con la harina en cada uno de los puestos de análisis
  2. Auto-inyección de los solventes: los contenidos de las jeringas, llenadas anteriormente y colocadas en el carrusel superior, son simultáneamente inyectados en los tubos
  3. Auto-agitación: el sistema de agitación se pone en marcha
  4. Auto-centrifugación: la centrifugación se detiene sin frenado tras unos 15 minutos aproximadamente (según la cantidad de muestra)
  5. Auto-vaciado: se retiran los tapones de los tubos y se les pone boca abajo para asegurar un vaciado completo del sobrenadante
  6. Pesar el soporte: el paso final es pesar cada tubo usando la balanza externa diseñada exclusivamente para este propósito

 

Funcionalidades para mayor comodidad

 

 

  • Balanza externa específica: para el pesaje del tubo vacío, del tubo + harina y del tubo + soporte. Usando esta balanza todos los datos se transfieren automáticamente al sistema operativo del SRC-CHOPIN, por lo que no se requiere la introducción manual de datos, omitiendo cualquier posibilidad de error.
  • Tubos inteligentes: los tubos de centrifugación vienen equipados con un código de respuesta rápida que el sistema del SRC-CHOPIN reconoce automáticamente.
  • Creación de un protocolo de pruebas gracias a todas las funcionalidades avanzadas que permite llevar a cabo el software del SRC-CHOPIN.
  • Transferencia de datos obtenidos en pruebas a un PC externo.

 

Balanza externa

 

 

  • La balanza identifica el tubo gracias a un código de barras y a continuación lo pesa teniendo en cuenta la tara.
  • El operador pesa 5.0 gramos de harina en el tubo.
  • El peso “tubo + harina” se registra y se transfiere automáticamente al aparato SRC-CHOPIN. Este valor servirá como base para determinar el valor SRC.
  • Al final del protocolo, se pesa el “tubo + soporte” en la misma balanza y se calcula el resultado SRC de forma automática. No es necesario introducir ningún dato manualmente.

 

Un aparato compacto

 

El SRC-CHOPIN puede colocarse sobre una mesa de laboratorio estándar y para ocupar el mínimo espacio posible, el equipo incorpora los siguientes componentes:

  • Una balanza
  • Un agitador
  • Una centrifugadora
  • Un sistema de control

 

¿Cuáles son las ventajas del método SRC automático?

Uno de los mayores inconvenientes del método manual SRC es que los distintos laboratorios emplean equipos diferentes (agitación, centrifugación), lo que provoca importantes discrepancias en los resultados. Gracias al test automatizado SRC-CHOPIN es posible alcanzar un nivel de precisión inalcanzable con el método manual. No sólo se mejora la repetibilidad interna, sino que también se obtiene un mayor beneficio al realizar la comparación entre dos laboratorios (reproductividad). Además, los resultados del SRC-CHOPIN pueden utilizarse de forma eficaz para mejorar la calidad de la harina y para la introducción de procesos que se basan en las funcionalidades necesarias para la producción de diferentes productos finales.

El método manual SRC exige un gran número de operaciones, algunas de ellas dependen en gran medida del operador (sobre todo la agitación de los tubos).

El SRC-CHOPIN simplifica todas esas operaciones a través de la automatización de cada etapa del método, desde el registro del pesaje de la harina, hasta el cálculo y la visualización de los resultados.

La prueba SRC en su versión manual implica muchas operaciones que tienen una gran influencia en el resultado final. Gracias a la automatización de la prueba, el SRC-CHOPIN no sólo permite mejorar la precisión de los resultados, sino también libera al operador durante casi toda la duración del protocolo.

La duración aproximada de una prueba es de 75 minutos, con menos de 20 minutos de tiempo del operador.

El SRC-CHOPIN permite el análisis simultáneo de 8 muestras, es decir, pueden elegirse de 1 a 8 harinas y de 1 a 4 solventes. El programa integrado es flexible y se adapta de forma muy sencilla y eficaz a las necesidades de cada usuario.

El SRC-CHOPIN es un sistema completo, ya que integra un sistema de pesaje, un agitador, una centrifugadora y un sistema de vaciado del sobrenadante. La balanza a la que está conectado permite registrar todos las combinaciones de pesaje posibles (tara de tubo vacío, tubo + harina seca, y tubo + soporte) para poder calcular los valores SRC y mostrarlos en el panel de control. Estos datos también pueden transferirse a un PC para emplear diversos tratamientos, como el cálculo del índice del desempeño del gluten (GPI – Gluten Performance Indicator).

Ergonomía y precisión

 

El SCR-CHOPIN puede controlarse por completo mediante una pantalla táctil que permite visualizar los resultados.

Las ocho jeringas que contienen los solventes se sitúan en la parte superior del aparato y los ocho tubos que contienen la harina, en la parte inferior.

La acción del operador se limita al pesaje de los 5.0 gramos de harina por tubo y a la dosificación de los solventes en las jeringas. El resto de las operaciones, incluyendo el cálculo y la visualización de los resultados, se realizan de forma automática, lo que elimina totalmente la variabilidad ligada al factor humano y lo que, por consiguiente, mejora la precisión de los resultados.

 

Facilidad de limpieza y mantenimiento

 

Los elementos del SRC-CHOPIN son fácilmente accesibles, lo que facilita las operaciones de mantenimiento periódico y los materiales utilizados para la su composición han sido seleccionados específicamente por su robustez y su fácil mantenimiento.

 

Vídeo de funcionamiento

Image

Galería